Felices y merecidas vacaciones

Publicado en Actualidad

Se acercan las merecidas vacaciones, para unos próximas en el mes de Julio, para otros algo más lejanas, en el tórrido Agosto, pero para todos los que durante tantos meses hemos estado trabajando por y para la BOLSA DE CARIDAD  Jesús de Las Penas, es hora de que recibamos el pequeño premio del descanso.

Atrás quedan los días de preocupación por atender y aprovisionar debidamente al pequeño Bar de la Hermandad. Pequeño por sus dimensiones, pero grande, muy grande en Cariño y Atenciones hacia los hermanos que nos han acompañado y apoyado tanto con su presencia como con su aportación económica.

No es meramente el “económico” el fin que nos mueve a tener el bar abierto, que con ser muy importante ya que de su resultado dependen muchas de las acciones que la Diputación de Caridad lleva a cabo, repetimos, no es el económico solamente. ¿Hemos pensado en los ratos de convivencia que han tenido lugar en él?

Tenemos que reconocer el esfuerzo económico que en las actuales circunstancias, muchas de las personas que acuden al bar, realizan. A todos debemos  agradecer su presencia cada lunes, después de asistir a la misa que según nuestras Reglas es de cumplimiento para “todos los Hermanos “.

Sería de desear que los hermanos que se acercan los lunes por S. Vicente también lo hicieran por la Casa Hermandad, lamentablemente esto no es así .Quizás algún día esto  pueda ayudar a reunirnos alrededor de un “montadito” o una “tapa de menudo” con una cerveza o un refresco y esta “convevencia” genere una autentica y real convivencia.

Por otra parte, no solo la apertura del bar “casi” todos los lunes ha servido a los fines que más arriba hemos manifestado, si no que el hecho de mantener vivo y operativo el mismo, ha sido aprovechado para realizar comidas, meriendas y otros actos de convivencia organizados por parte de otras Diputaciones distintas de  Caridad.

Si grande ha sido y es el esfuerzo que realizan las personas que componen el grupo de la Bolsa de Caridad, este esfuerzo se ve incrementado en un grupo de hermanas que incansablemente se han ocupado de suministrar y servir cada lunes todos las bebidas y aperitivos “tapitas” que con tanto cariño han preparado,

También  es grande la satisfacción de saber que esta labor es en beneficio de otras personas que lo están pasando muy mal y que gracias a Dios pueden ser atendidas por nuestra Bolsa, aunque sea de forma muy limitada por nuestros recursos.

Finalmente queremos animar a nuestro querido grupo, a seguir perseverando en la obra emprendida hace ya varios años, y que el próximo mes de Septiembre si Dios quiere, no faltemos a la cita con “nuestro pequeño bar” y el día 15, con Ntra. Sra. de los Dolores.

Que Ntro. Padre Jesús de las Penas y su Bendita Madre nos bendigan y nos protejan en este periodo vacacional, a todos, y a cada uno de nuestros familiares.

Que así sea.

 

Fdo: Voluntarios de la Bolsa de Caridad